Cerro Panteón

Cuántos años caminando por las estrechas calles del Cerro Panteón. Recuerdo cuando mi mayor preocupación era sentarme a redactar mi tesis y la mejor fórmula que tenía para disminuir la ansiedad era salir a rodear el Cementerio de Disidentes a paso lento, deteniéndome en los miradores, perdiendo la vista en la ciudad y presintiendo que entre tanta gente había un lugar esperando para que yo apostara mis fichas. Y así fue. Claro que muchas cosas pasaron en el camino. Hubo que librar grandes batallas y enormes pérdidas personales, tras lo cual la ciudad me recibió amable. Ya era un porteño más, con casa y trabajo en Valparaíso.

7 de diciembre del 2013

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario