40 años del golpe

Pasaron 40 años, pero el golpe fue demasiado fuerte y todavía sigue doliendo. Los golpes, las patadas y los disparos; los abusos de poder y la violación sistemática de los derechos humanos. La legalidad torcida, la justicia muda. La oportunidad aprovechada por los seguidores de Milton Fridman. El país, cuyos cimientos cambiaron sin pedirnos permiso, para dejarlo funcionando hasta hoy con ley antiterrorista, sistema binominal, Estado subsidiario, AFP y educación de mercado. Todo inamovible. Herencia legal del dictador que hace 40 años se sumó tarde a la conspiración golpista. En su delirio de poder soñó con pasar como un héroe, pero quedará como el gobernante más bruto y torcido que haya conocido Chile a lo largo de su historia. Cada día se conocen más detalles que sonrojan a los que ayer lo aplaudían. Y poco a poco, la realidad surge desde el silencio a ojos de todos los chilenos.

15 de septiembre del 2013

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario