Cancún: Un lugar fuera del tiempo

El viento tibio me mece sobre la hamaca. Lentamente despierto, abro los ojos y a lo lejos diviso el mar turquesa y la arena blanca. La temperatura es perfecta. En el piso descansan mis sandalias junto al libro de Paul Auster y un vaso de Amareto.

Cancún, MéxicoCancún, MéxicoCancún, México

El día ha estado maravilloso. Trote por la mañana, un baño en la piscina mientras el sol se asomaba sobre el Mar Caribe, desayuno de campeones, lectura, piscina y conversación. Hasta la hamaca llegué luego de comer un exquisito almuerzo buffet en compañía de toda la familia. Luego de un poco de lectura cerré los ojos y me dejé llevar por el sueño.

El tiempo acá es una cosa relativa. El ejercicio, los baños constantes, el viento tibio y las horas bajo el sol todo lo confunden. Los margaritas y la cerveza también colaboran en este ritmo difuso. Aquí la vida palpita al paso de pequeños placeres. Cada minuto es un regalo para uno mismo y los compañeros de viaje.

Cancún, México
Cancún, México

Cancún, México

Cancún es narcótico. Hace perder la dimensión del tiempo. Y al final del día todo parece un sueño del que no quieres despertar.

Adormecido y feliz, me levanto de la hamaca y camino hasta la playa para encontrarme con la familia. Un baño en el mar me ayudará a despertar. Las cosas no pueden ser mejor.

4 de julio del 2013

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario