La noche en Barranco

Luego de dormir una siesta nos encaminamos hacia Barranco, el barrio que nos recomendaron para conocer la noche limeña. Nuestro recorrido comenzó en el Pub Ayahuasca, una hermosa casona restaurada con muchas habitaciones de gran tamaño.

Me encantó pasear por cada una de sus piezas y descubrir, en cada una de ellas, una decoración vanguardista y diferente. Mientras caminábamos o tomábamos nuestros tragos sonaba música pop y rock, lo que venía muy bien con las luces de colores y los diseños innovadores.

 

Lima, Perú
Barranco
Lima, Perú
Posada del Ángel

Luego de beber nuestros tragos cruzamos la calle y llegamos a un mundo diferente.

Al atravesar el umbral de la puerta escuchamos el rasguear de una guitarra y las letras de Joaquín Sabina interpretadas por un joven de pelo largo y ondulado. Alrededor del cantante abundaban las figuras de ángeles iluminados por las luces suaves de algunas lámparas, mientras se escuchaba de fondo las gotas de una pileta. Al ambiente de paz se sumaba el suave perfume del palo santo.

Habíamos entrado a La Posada del Ángel, un local regentado por un argentino radicado en Lima. Sin darnos cuenta, pasamos del pop y el diseño vanguardista, a la trova suave y el decorado angelical del local vecino.

Entusiasmados por el contraste y el mojito -no pude evitar volver al ron, al menos por un momento-, seguimos nuestro camino hacia el Expreso Virgen de Guadalupe, un vagón de tren instalado en plena calle San Martín.

Lima, Perú
Capilla La Ermita
Lima, Perú
Barranco

Continuamos paseando por las calles de Barranco. Pasamos por fuera de la capilla La Ermita, bajamos por unas estrechas escaleras y llegamos hasta el Puente Los Suspiros.

Desde ahí divisamos el pub Picas y terminamos bailando al ritmo de músicos que tocaban saxofón y batería sobre unas bases de tecno. Bajo la tarima, todos reían y bailaban al ritmo de la música, iluminados por luces de colores que iban y venían. La noche de Barranco estaba recién empezando.

4 de noviembre del 2012

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario