El centro de Lima

Lima, Perú
Miraflores
Lima, Perú
Plaza de Los Enamorados
Lima, Perú
Plaza de Los Enamorados

Esta mañana partimos corriendo por el malecón de Miraflores hacia la Plaza de Los Enamorados, donde encontramos una gran estatua de una pareja, coronando un parque lleno de flores de colores y unas bancas con mosaicos, diseñadas en forma similar al Park Güell de Gaudí en Barcelona y repleta de citas románticas.

Lima, Perú
Lima, Perú
Lima, Perú
Palacio de Gobierno
Lima, Perú
Catedral de Lima

Luego de desayunar partimos rumbo a la Plaza de Lima. El lugar asombra por su belleza atemporal. Si bien la catedral y el municipio rememoran una época antigua, el color de sus fachadas y las maderas brillantes de sus balcones los mantienen como nuevos.

Lima, Perú
Catedral de Lima
Lima, Perú
Iglesia y convento San Francisco
Lima, Perú
Cordano

Tras pasear por la plaza y visitar la catedral más las catacumbas de la Iglesia San Francisco, paramos para darnos un merecido refrigerio en el Cordano, un restaurante fundado en 1904. Ahí pedimos pisco sour, causa limeña y chorizos con cebolla morada, los que a parte de picantes, estaban muy sabrosos.

Lima, Perú
Templo Santo Domingo
Lima, Perú
Templo Santo Domingo
Lima, Perú
Templo de Santo Domingo

Tras recuperar energía partimos caminando en busca del Mercado Central. A medida que nos alejamos de la Plaza de Armas las veredas se comenzaron a abarrotar de más y más gente. En eso nos topamos con el Templo Santo Domingo y una de las bibliotecas más bellas que he visto.

Lima, Perú
Mercado Central
Lima, Perú
Mercado Central
Lima, Perú
Mercado Central

Una vez en el mercado descubrimos una enorme estructura de cemento repleta de puestos que vendían las más variadas cosas: carnes, pollos, pescados, quesos, especias, frutas, verduras y platos preparados. Todo distribuido entre largos corredores y pequeños puestos donde se abarrotaban los productos.

Lima, Perú
Barrio Chino

Luego cruzamos la calle y atravesamos el umbral que llevaba al Barrio Chino, una locura de gente en todas direcciones, olor a incienso, música de dibujos animados y formas orientales en kioscos y tiendas.

Como si fuera poco, después caminamos desde la Plaza de Armas hasta la Plaza San Martín. Exhaustos y con los pies palpitando llegamos hasta un café con más de 50 años de historia, donde almorzamos un lomo salteado a la criolla que nos devolvió el alma al cuerpo.

3 de noviembre del 2012

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario