Excursión a la cuna de los moais y tres plataformas ceremoniales

Luego de desayunar nos pasaron a buscar en un mini bus para recorrer la isla durante todo el día.

Isla de Pascua, Chile
Aka Hanga
Isla de Pascua, Chile
Aka Hanga

Nuestra primera parada fue en Aka Hanga, donde encontramos piezas arqueológicas de una aldea rapa nui. En ella quedaban las bases de pequeñas casas y una cueva que servían de refugio para que sus habitantes pasaran la noche.

En el mismo lugar había un emplazamiento de moais destruidos. ¿La razón? La guerra que se produjo en la isla debido a la falta de alimentos y la obsesión de la monarquía por construir cada vez figuras más grandes. Irónicamente, los mismos descendientes de quienes construyeron estas figuras, fueron los encargados de destruirlas.

Isla de Pascua, Chile
Ranu Raraku
Isla de Pascua, Chile
Ranu Raraku

De ahí nos fuimos hacia Rano Raraku. Al acercarnos hacia la ladera del volcán nos encontramos con un escenario extraordinario… Sobre un suave césped de pasto se alzaban decenas de moaís en todas las posiciones.

Ranu Raraku es la única cantera de toba volcánica de la isla. Es aquí donde fueron tallados todos los moais , para luego ser trasladados a los diversos lugares de Rapa Nui. Son más de 400 figuras distribuidas en este sitio arqueológico de importancia mundial.

Isla de Pascua, Chile
Ahu Tongariki
Isla de Pascua, Chile
Ahu Tongariki

Luego de ver in situ el proceso de elaboración de un moai, fuimos hacia Ahu Tongariki, donde se encuentra la mayor plataforma de la isla.

Ahu Tongaraki fue arrasado por un tsunami producto del terremoto de Valdivia allá por los años 60. Tres décadas después, el gobierno de Japón financió y gestionó su reconstrucción, dejándolo tal como podemos ver hoy día, con la plataforma y sus moais en todo su esplendor.

Isla de Pascua, Chile
Playa Anakena
Isla de Pascua, Chile
Playa de Anakena

Para cerrar la jornada fuimos hasta la Playa de Anakena, un hermoso lugar de arenas blancas y altas palmeras. Esta es la única playa de la isla y fue el lugar al que llegaron los primeros hombres provenientes de la Polinesia hace cientos de años.

Allí disfrutamos de un par de horas al sol, visitamos los moais del sector y finalmente regresamos a nuestra cabaña.

16 de septiembre del 2012

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario