Ipanema

Hasta Ipanema llegamos en un taxi bus, vehículo similar a una van, donde por un par de reales te trasladan de un punto a otro de la costa carioca, de manera más económica de lo que saldría un taxi.

Río de Janeiro

Río de Janeiro

Río de Janeiro

Nuestro recorrido comenzó por el Lago Rodrigo Freitas y continuó por la Plaza Nuestra Señora de la Paz, donde se instalaba una gran feria libre en la que vendían flores, frutas, verduras, especias, hierbas, carnes y pescados. Los puestos estaban distribuidos alrededor de la plaza y en cada uno de ellos se disponía la oferta de productos de manera muy ordenada y colorida.

Un par de cuadras más allá nos encontramos con la calle Vinicius de Moraes, donde se ubica el Café Garota de Ipanema, lugar frecuentado por Vinicius y Tom Jobin, quienes escribieron la letra y la música para la famosa canción inspirándose en “Heloísa Eneida Menezes Paes Pinto (más conocida como Helô), una preciosa carioca de 19 que sin saberlo, entre salidas y entradas para comprar tabaco, iba a inspirar no sólo miles de piropos y silbidos, si no también una de las canciones más universales de todos los tiempos” (Rodrigo Acuña).

Río de Janeiro

Río de Janeiro

Frente al Café se ubica el Bar Vinicius, punto de encuentro de diversos exponentes del Bossa Nova. Para esa noche había una presentación de Andrea Montezuma y María Creuza.

6784203890_58dc62f3a8_b

Luego de disfrutar de una cerveza helada y unas bolitas de queso fritas, mientras veíamos circular a cariocas y turistas desde la ventana, partimos hacia la Playa de Ipanema en busca de nuestra familia.

Casi ocho horas más tarde volvimos al Bar Vinicius, donde disfrutamos de una exquisita cena y una caipiriñas mientras escuchábamos el concierto de Andrea Montezuma.

Río de Janeiro

Río de Janeiro

Algunos minutos pasadas las once de la noche, un grupo de músicos -un tecladista, un guitarrista, un bajista y un baterista- se instalaron en el pequeño escenario del local y comenzaron a tocar. En eso, desde la escalera del bar, cruzando la barra y vestida de negro, llegó una pequeña y carismática María Creuza, quien subió al escenario y se puso a cantar.

De ahí en adelante retrocedimos en el tiempo, al ritmo del Bossa Nova, con los mozos vestidos de etiqueta, María recordando las conversaciones con Vinicius, saludando al público proveniente de diversos lugares del mundo. Nosotros bebiendo caipiriñas, observando como las bellas prostitutas se paseaban con viejos de canas y bastón, al mismo tiempo que en la mesa de al lado una pareja vaciaba una segunda botella de champán y compraba un ramo de doce rosas.

La felicidad en María, los músicos y el público era algo que desbordaba. Por un momento el tiempo se detuvo y todos pudimos celebrar, entre teclado, bajo, guitarra, tambor y voz, que estábamos vivos. Vivos y disfrutando de una música tan hermosa como el Bossa Nova en la ciudad que fue su cuna: Río de Janeiro.

17 de marzo del 2018

Escrito por

Vivo y trabajo en Valparaíso. En mis recorridos diarios capturo fotos y tomo notas de la ciudad. En mi tiempo libre viajo a distintos lugares de Chile y del mundo. Todas estas experiencias las comparto en mi blog: Apuntes y Viajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s