Pasaje del Cerro Concepción

Aquella tarde de invierno nos reunimos con mi padre en la Plaza Echaurren, nos fuimos caminando por calle Esmeralda y subimos por el ascensor Concepción hasta el Paseo Gervasoni. De ahí en adelante nos perdimos a paso lento entre las estrechas calles del cerro Concepción. De a poco comenzó a caer la noche y se encendieron los postes con sus luces amarillentas, iluminando los adoquines del piso. Me detuve un momento para tomar esta fotografía y luego seguimos paseando sin rumbo establecido.

20 de diciembre de 2013

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario