Librería Crisis

El jueves, después del Taller de Periodismo que efectúo en la Escuela San Ignacio de Loyola, me fui caminando por Av. Pedro Montt y me detuve frente a la Librería Crisis. Dentro estaba Don Mario, sentado detrás de su escritorio, viendo la gente transitar. Levantó la vista, esbozó una sonrisa y me saludó con un gesto amable. «Tanto tiempo», me dijo. «Así es» le respondí yo. La primera vez que lo entrevisté fue allá por 1998, para una tarea de Periodismo Informativo.

«¿Qué es de tu vida?» me dijo con el mismo tono afectuoso de hace 10 años, cuando me explicó el porqué de esta pequeña librería llamada Crisis, llena de libros, historias y conversaciones.

Me dio gusto ver a Don Mario. Antes de partir le dejé mi tarjeta del blog y una copia de la revista que imprimimos con los niños de la escuela. Le estreché la mano y seguí caminando por el Barrio Almendral.

17 de noviembre del 2013

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

2 comentarios en “Librería Crisis

  1. Mi librería de referencia. Hay muchas joyitas y con don Mario recuerdo tardes donde hablábamos de Sandor Marai y lo bueno que era Ferdinand von Schirach. Precisamente con este último autor tengo una anécdota con él. Se me quemó la casa y fui a la librería a comprar un libro para pasar el rato en los días de reconstrucción, elegí Crímenes (muy buen libro por cierto) y le expliqué que todos los libros que había comprado en la Crisis se hicieron cenizas y luego don Mario me regaló ese libro. Fue esa la primera obra con la que empecé a reconstruir mi biblioteca.

    1. Qué bello recuerdo Ariel. Don Mario en verdad es un 7 de persona. A mí alguna vez me acogió cuando trabajé en una Feria del Libro para Lom. Yo estaba solo. Si mal no recuerdo me habían robado mi bolso y él me invitó a cenar con el equipo de Librería Crisis. ¡Un abrazo!

Deja un comentario