Lapa y la escalera de Selarón

Lapa es el barrio histórico de Río de Janeiro. Hasta ahí llegamos en metro, luego de visitar el zoológico de la ciudad y almorzar una especie de empanada con verduras y choricillo, más un rollo de masa frita con camarones y cerveza.

6788912594_25937e9be2_b

6935045459_a27de6cdf3_b

6912091487_f954dcc12d_b

A medida que caminamos lo primero que vimos fueron los Arcos de Lapa, un antiguo acueducto que hoy es utilizado para la circulación del tranvía urbano, tras el cual asomaba la estructura de la catedral metropolitana.

6788935900_703de5850e_b

6935076985_c2626232ed_b

Luego continuamos caminando, doblamos por un callejón y llegamos hasta la Escalera de Selarón, ubicada en la calle Manoel Carneiro. Desde 1990 este artista chileno comenzó a adherir baldosas a la escalera que lleva a la Iglesia Santa Teresa. Primero utilizó baldosas solo con los colores de la bandera de Brasil y luego comenzó a incorporar otras tonalidades y contenidos. A medida que avanzó el proyecto, desde distintas partes del mundo le enviaron más baldosas, las que fue incorporando al contenido original.

Luego de ascender fotografiando aquellos motivos que nos resultaban más atractivos, bajamos por la escalera y nos encontramos con Selarón en persona. Estaba vestido con un traje de baño rojo, sandalias rojas y un bigote con un dejo a Dalí. Nos detuvimos a conversar con él. Luego de cruzar un par de palabras, nos invitó a pasar a su hogar, donde vendía postales con sus pinturas.

De acuerdo a lo que él dice, la escalera es su vida. Este constituye un proyecto vivo, en el que interviene de manera periódica y el que finalizará sólo al momento de su muerte.

1 de abril de 2012

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario