Ir a la feria

Hoy, como la mayoría de los sábados, iré a comprar las frutas y verduras de la semana a la Feria Libre de la Avenida Argentina. En este espacio abierto y lleno de colores encuentro todo lo que necesito. Los caseros ofrecen sus ofertas a viva voz y la gran variedad de puestos permite que uno se regodee. Las ventajas de la feria libre son evidentes también en términos económicos: la gran cantidad de puestos asegura una mayor competencia y, por ende, precios más bajos; al comprar aquí se apoya el negocio de una gran cantidad de familias; y se puede elegir entre una real diversidad de productos. Todo lo contrario a un supermercado. Y tú, ¿prefieres feria libre o supermercado? Para mí no hay dónde perderse.

6 de octubre del 2013

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

3 comentarios en “Ir a la feria

Deja un comentario