Roma

¿Cómo no soñar con Roma? La ciudad de las ciudades. Enorme, llena de tráfico, cafés, heladerías y restaurantes sobre un fondo de ruinas majestuosas con más de dos mil años de historia.

Roma, Italia
Santa María Maggiore
Roma, Italia
Roma, Italia
Roma, Italia
Scalinata della Trinità dei Monti

Cuna del mundo pagano y la institucionalización de la iglesia católica. Centro de la legalidad y las perversiones propias de la cultura occidental. Magnífica, apostó por construirse en edificios y espacios urbanos que impresionan por su perfección.

Roma empequeñece al sujeto y lo vuelve parte de un escenario de largas avenidas, donde es muy fácil perderse y las distancias se prolongan más allá de lo imaginario.

Roma palpita llena de vida. Su cuerpo histórico convive con el ritmo de una ciudad moderna. Dentro de casas antiquísimas funcionan las tiendas con lo último de la moda italiana y los vehículos de lujo se confunden con pequeñas motocicletas que circulan a toda velocidad.

Roma, Italia
Roma, Italia
Roma, Italia
Fontana di Trevi
Roma, Italia
Roma, Italia

Caminar por esta ciudad es como meterse dentro de una película del cine italiano de los años 50, de la mano de Cinecittà. Qué decir de su gastronomía, rica y generosa en pastas y pizzas de todo tipo.

Roma, Italia
El Panteón

Me enamoré de Roma y quedé con gusto a poco luego de conocerla. Necesito pasear más por sus calles, inmiscuirme en locales más íntimos, degustar más pastas, compartir más la vida cotidiana de los romanos: expresivos, amables y acelerados.

11 de marzo del 2013

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario