El océano después de la lluvia

Vivir cerca del mar es un privilegio. No importa que no lo visites a menudo. Cuando necesitas un espacio para tomar aire o simplemente extraviar tu mirada en el horizonte, siempre está ahí. Como en esta fotografía tomada después de un día de lluvia, a un par de cuadras de mi trabajo y antes de iniciar la jornada laboral.

24 de agosto del 2012

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario