La casa del artesano

El uso de colores vivos es una de las características que más recuerdo de la artesanía mexicana. Al menos la que pudimos conocer cuando recorrimos las calles de Cozumel, una isla ubicada a aproximadamente a 50 kilómetros de Cancún. Otro aspecto que me llamó la atención fue la reiteración de ciertas formas como las lagartijas, el sol o la muerte, representada en forma de esqueletos. El local de esta fotografía lo retraté cuando caminaba sin destino por las calles más céntricas de la isla. Me gustó que al color de los productos de artesanía -tales como platos, cruces, tinajas y soles- se sumara el color de la casa, formando una sola unidad llena de intensidad y vida.

29 de agosto del 2012

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario