Chile: reflexiones sobre el estallido social y el emprendimiento

Usualmente cuando me visitan extranjeros para conocer Valparaíso, se maravillan de la ciudad y de todas las cosas que tenemos en Chile. Y claro, los bellos servicios que ofrece una economía de mercado enfocada en el consumo puede resultar muy atractivos, más aún si van acompañados de estrategias para posicionar al país en el extranjero. Por eso nadie imaginaba un estallido social en Chile.

El problema de Chile, y era algo que requería de cierta explicación, es que la base sobre la que se construían esos servicios turísticos y recreativos eran la cara más bella de un modelo cuyos pilares se sustentan en la imposición y la desigualdad.

Imposición

¿Imposición? Pues claro. Nuestra constitución fue elaborada en dictadura. Esa constitución impuso el modelo económico más liberal del mundo y las coaliciones políticas que siguieron a Pinochet administraron ese modelo; el que cada cierto tiempo crujía, pero era susceptible de ser reparado parcialmente con arreglos puntuales: bonos marzo, gratuidad parcial de la educación, pensión solidaria. El tema es que a la nueva administración (Piñera y compañía) se le subieron los humos a la cabeza y olvidaron descomprimir las fuentes de fricción, aumentando las desigualdades y riéndose de los más pobres. Entonces el modelo se quebró.

Desigualdad

¿Desigualdad? Sí. Somos un país muy desigual. Si pienso en un modelo similar al chileno, se me viene a la cabeza el apartheid de Sudáfrica. Un modelo donde tu futuro depende de la cuna donde naces y donde los méritos profesionales pesan bastante menos que la red de contactos sociales y familiares que puedas ir construyendo durante la vida. Por eso los que pueden pagar colegios privados para sus hijos, lo hacen; no tanto para recibir una mejor educación, como para incorporarlos desde pequeños a una red de influencias que garantice su futuro.

El estallido social en Chile

Manifestaciones en Plaza Ñuñoa, Santiago
Manifestaciones en Plaza Ñuñoa, Santiago

Cuando el sistema se quebró este 18 de octubre, la primera dama habló aterrorizada con una amiga comparando el movimiento social con un ataque alienígena. Y es verdad, quienes gobiernan Chile viven en un mundo distinto, que hoy está en el foco de las críticas y que no se sostiene por mucho tiempo más. Por eso muchos han recordado el clima previo a la revolución francesa, cuando el pueblo francés no tenía pan y la reina respondía: “Entonces que coman torta”.

Chile es un país increíble, sus habitantes somos buenas personas. Pero nos cansamos del ninguneo y de no poder participar y disfrutar de los beneficios del sistema que ayudamos a levantar todos los días.

No existe mayor certeza del rumbo que irán tomando los acontecimientos. Es primera vez que el país vive un estallido social de esta magnitud, sin vínculos partidistas y sin rostros visibles del movimiento.

El emprendimiento

Restaurante Las Torpederas. Playa Ancha, Valparaíso
Restaurante Las Torpederas. Playa Ancha, Valparaíso
Café La Caverna. Playa Ancha, Valparaíso
Café La Caverna. Playa Ancha, Valparaíso
Almacén Naval. Playa Ancha, Valparaíso

Sin embargo, muchos debemos seguir trabajando. ¿Por qué? Una de las características del modelo económico de Chile, es que a pesar de su desigualdad, fomenta el emprendimiento individual. Y si en alguna área de la economía se produce el “chorreo” es en la de los servicios y el comercio: restaurantes, cafés, negocios de barrio, profesionales independientes. Y este modelo de economía autogestionada no se puede detener. Tiene la gran ventaja de la realización personal (crear tu propio negocio) y el gran costo del tiempo, el dinero y la incertidumbre para quienes lo realizan. Si la máquina se detiene para ellos, no sólo bajan sus ventas. Lo más probable es que quiebren.

Por eso, es muy importante apoyar a los actores de esta área de la economía más vulnerable a la contracción económica.  ¿Cómo? Comprando en el barrio, reuniéndote con tus amigos en un café, saliendo a tu restaurante favorito; ayudando a difundir los emprendimientos; actuando en forma responsable y consciente. 

Apoyemos a los emprendimientos y seamos amables con quienes nos visiten. La reactivación paulatina del turismo es muy relevante para que esta área de la economía no salga tan dañada del estallido social en Chile; el que en definitiva es una oportunidad para que los chilenos nos miremos a los ojos y decidamos el país queremos construir entre todos y todas.

Mi sueño es que cuando me visiten a futuro, no tenga que explicar las desigualdades de mi país, sino contarles orgulloso como logramos superarlas desde la participación ciudadana. 

5 de noviembre del 2019

¿Quieres leer más sobre la situación de Chile?

Te recomiendo este artículo de la BBC: Protestas en Chile, 4 claves para entender la furia y el estallido social en el país sudamericano

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

4 comentarios en “Chile: reflexiones sobre el estallido social y el emprendimiento

  1. «Chile es un país increíble, sus habitantes somos buenas personas.» Comparto tu frase. He conocido Chile, lo increíble de un país de buenas gentes, laboriosas y hospitalarias. Me duele y preocupa la situación por la que está pasando el país. Un abrazo. Salud.

Deja un comentario