El Vaticano

Mientras subíamos las escaleras por la Plaza de San Pedro, Macarena se puso a cantar una canción de Violeta Parra que decía así: «Qué dirá el Santo Padre, que vive en Roma, que le están devorando a sus palomas». Esa melodía acompañaría todos nuestros pasos por ese país a parte que es el Vaticano. Era imposible que no lo hiciera.

Viniendo de Latinoamérica y con cierta afinidad por los dichos de la llamada teología de la liberación; aquella donde Cristo se hace carne en los pobres y debe luchar junto con ellos; la estructura del Vaticano nos pareció exagerada y fastuosa. Todo lo contrario de aquello que oí sobre Jesús cuando era un niño.

Los sentimientos eran contradictorios. Al mismo tiempo que la perfección arquitectónica asombraba por su belleza, la sospecha por el excesivo poder que se concentra en este espacio adornado con oro y mármol, socavaban ese asombro y lo volvían escéptico. Pero en fin. Así es el poder y así son los antecedentes que se esconden tras las grandes construcciones de muchas culturas.

El Vaticano
Basílica de San Pedro
El Vaticano
Capilla Sixtina
El Vaticano
La Piedad de Miguel Ángel

Detrás nuestro, se extendía silenciosa y vacía la Plaza de San Pedro. Delante, la basílica se abría en dos puertas de fierro forjado con formas humanas sometidas a diversos suplicios. Una vez dentro, la estructura se extendía amplia ante nuestra mirada. Sobre nuestras cabezas, las figuras de los papas volaban junto a las ventanas por donde entraba la luz; a nuestra derecha, «La Piedad» de Miguel Angel nos quitó el habla.

Entonces el escepticismo dio paso al asombro.

El Vaticano
Basílica de San Pedro
El Vaticano
Basílica de San Pedro
El Vaticano
Cúpula de Miguel Ángel

Continuamos recorriendo, observando. Uno de los lugares que más me gustó fue la cúpula de Miguel Ángel. A medida que avanzábamos caminando, la cúpula se asomaba sobre nuestras cabezas, atrayendo nuestra mirada hacia el punto más alto, donde ingresaba la luz y estaba representado Dios.

El Vaticano
Basílica de San Pedro

Retrocedí dos pasos, extendí mi brazo para abrazar a Macarena. La mujer que estaba a mi lado saltó y me quedó mirando con expresión desconcertada. Me había confundido. Estaba tan absorto mirando hacia el cielo, que abracé a una turista de rasgos orientales a quién dejé helada. Mientras Macarena observaba la figura de San Pedro tallada en cobre, allá a lo lejos.

El Vaticano
Cúpula de Miguel Ángel
El Vaticano
Plaza de San Pedro
El Vaticano
El Vaticano

Luego, por unos euros más, ascendimos por estrechas escaleras hasta la parte superior de la cúpula, donde pudimos apreciar la hermosa Plaza de San Pedro y una vista general de la ciudad de Roma, donde destacaba a lo lejos el Castillo de San Ángelo. Entonces Macarena volvió a cantar los versos de Violeta, nos miramos de manera cómplice y nos abrazamos.

14 de abril del 2013

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Un comentario en “El Vaticano

Deja un comentario