Volver a Lican Ray

El lago Calafquén estaba inmóvil, los turistas se subían a un catamarán y a unos metros de ahí la península de Lican Ray descansaba impávida, pulmón verde sobre el agua.

Lican Ray, Chile
Lican Ray, Chile
Lican Ray, Chile
Lago Calafquén
Lican Ray, Chile
Lago Calafquén

7 años atrás el paisaje era el mismo. Pero nosotros éramos otros. Yo trabajaba en algunos proyectos sociales y Macarena estaba a punto de terminar la carrera de psicología. Se mantiene igual mi gusto por la lectura y la fotografía, nuestro afán por viajar.

Lo que sí cambió fue mi forma de entender el mundo. Mi visión crítica de la realidad se fue apaciguando, aumentó mi escepticismo y bajaron las varas de mis ideales. Al mismo tiempo que fui echando raíces y aprendí a ser feliz, aceptando ciertas contradicciones que son inherentes a nuestra condición de seres humanos.

Mientras tomaba un café cortado y divagaba sobre el paso del tiempo, comenzó a llover.

Lican Ray, Chile
Lican Ray, Chile
Lican Ray, Chile
Península de Lican Ray
Lican Ray, Chile
Península de Lican Ray

El sur me pone melancólico. La belleza de los paisajes naturales, los recuerdo de los viajes en la juventud y la infancia, la lluvia imprevista y el ritmo más pausado de la vida en vacaciones se confabulan y fomentan un agradable estado de contemplación.

Silencio, lluvia y algo de viento.

Minutos después llegó Macarena acompañada de mis primos. Entonces la melancolía dio paso a la conversación y al gusto de estar en familia. Regresamos a la casa frente al lago y preparamos una comida para el almuerzo.

12 de mayo del 2013

 

Escrito por

El amor por los viajes, la escritura, la fotografía y la comunicación me ha impulsado a forjar mi propio camino dentro del periodismo. Creo en nuestra capacidad de expresión como ciudadanos del siglo XXI. Yo la practico desde mi blog, las redes sociales y la educación. Si queremos que este mundo cambie, debemos comenzar por nosotros mismos.

Deja un comentario