Volar hacia el fin del mundo

No dormir. Esa era mi premisa cada vez que viajaba en avión entre Santiago y Punta Arenas. El vuelo era la conexión mágica entre mi hogar nuclear y la familia ampliada de Santiago; el vínculo entre el frío austral y el calor del valle Central. No dormir, era mantenerse atento a la transición entre estos dos mundos donde dibujé mi infancia y parte de mi adolescencia.

Hace 15 años que no hacía este trayecto. Fue en 1997 que tomé una mochila, abordé un avión a Puerto Montt y me fui a dedo hasta Valparaíso, donde llegué a estudiar la carrera de periodismo. Cómo saber entonces, que esta sería la segunda ciudad de mi vida, donde echaría raíces y descubriría el amor.

Muchas veces soñé con volver a Punta Arenas, caminar por sus calles tranquilas y sentir el viento helado en el rostro. Soñé con recorrer el borde del Estrecho de Magallanes en la madrugada y detenerme a observar cómo el sol se levanta a los lejos sobre Tierra del Fuego.

A medida que escribo estas líneas, el avión se desplaza raudo sobre la Patagonia, cada vez más cerca de mi ciudad natal.

4 de junio del 2012

 

Escrito por

Vivo y trabajo en Valparaíso. En mis recorridos diarios capturo fotos y tomo notas de la ciudad. En mi tiempo libre viajo a distintos lugares de Chile y del mundo. Todas estas experiencias las comparto en mi blog: Apuntes y Viajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s